logo Academia Nacional de Farmacia y Bioquimica logo Nacional

HISTORIA

Historia de la academia nacional de farmacia y bioquímica (1)

La institución fue la permanente propulsora de la creación del doctorado profesional y de facultades para la enseñanza y la investigación farmacéutica, que se concretara en la Escuela de Farmacia de la Facultad de Medicina, creada a su petición en 1864, redactando inclusive su "Reglamento" (Plan de Estudios). Además propició y creó dentro de la misma, las Cátedras de Farmacología y de Historia Natural, que sostuviera inclusive en los primeros años, y donde, mediante convenio específico, proponía las ternas para la designación de sus profesores, habiendo sido los primeros designados los destacados científicos Murray y Burmeister, el primero miembro fundador de nuestra Asociación.

La entidad propuso y colaboró en su implementación, de un único sistema de pesas y medidas en el país, el "decimal y métrico"(!).

Desde el instante mismo de la redacción de su Acta de Constitución en 1856 procuró el establecimiento de una Farmacopea Argentina, lo que se pudo concretar en 1893. Por supuesto, integró su Comisión Redactora. Pero los afanes continuaron en lucha permanente por su actualización. Primero como Academia "Argentina" y luego como "Nacional", la inquietud fue la misma. Así, en 1991, realizó un Simposio sobre "Farmacopea Nacional Argentina" que de alguna forma propició la Resolución Ministerial (MSyAS) N· 297 de julio de 1996, que encomienda encarar su estudio al ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Medica) y cuya Comisión integrara entonces como en la actualidad.

Promovió y organizó la creación de una biblioteca específica que fuera único medio de consulta durante el siglo XIX de nuestra ciencias farmacéuticas. Para ello contó con el aporte bibliográfico no solo de numerosos libros y de importantes revistas farmacéuticas de todo el mundo obtenidas por canje con la nuestra. Lamentablemente el rico patrimonio fue hurtado no mucho antes de finalizar el siglo anterior. No obstante, el canje continúa en la actualidad.

Distinguidas personalidades fueron y son integrantes ya sea como miembros Honorarios o como Titulares, Correspondientes y Asociados. Una escueta mención a manera de ejemplos nos recuerda a los Honorarios Sarmiento, Mitre, Burmeister, Handbury, Parodi, Pirovano, Dorvault, Juan J. y Leopodo Montes de Oca, Muñiz, Martín García, Teodoro Alvarez, J. J. Kyle, Juan A. Domínguez y los ya más cercanos en el tiempo, al Premio Nobel Bernardo Houssay, quién fuera homenajeado por la entidad al cumplir sus Bodas de Oro como Farmacéutico, y Federico Mayor Zaragoza, ilustre farmacéutico que llegara a ser Ministro de la Salud del Estado Español y durante muchos años también relevante Director de la UNESCO. Muchos otros no menos prestigiosos que los nombrados debieran mencionarse.

Sus integrantes y la entidad toda han sido exponente de altruismo, ya sea por haber volcado sus arcas para paliar los efectos del terremoto de Mendoza de 1861, como por haber intervenido en todo hecho relevante de nuestra historia patria. Así fue durante la guerra del Paraguay, donde su actuación mereciera una nota de agradecimiento de, una vez más, Bmé Mitre, en 1865, o en la lucha contra
Anterior Siguiente
(1) De Ióvine E. y Rodríguez H. B., aún no editada, en preparación.

(2) Ver "Historia de la Asociación Farmacéutica y Bioquímica Argentina", 1856 -1946, p. 144 y otras, de Dr. F. Cignoli, editada por la misma entidad, impresa a su encargo en "Editorial Mireya, 1947.

(3) Contó inclusive con una sección "Revista Médica" reemplazando la falta transitoria de un lugar para la publicación de los trabajos específicos de los médicos.

(4) Recordemos un hecho anecdótico llamativo sucedido, allá por principios de la década del 1950, cuando un funcionario de la Secretaría de Trabajo del Estado, recurrió a la Asociación Farmacéutica y Bioquímica Argentina pidiendo una copia de un trabajo sobre este tema publicado en Revista Farmacéutica del siglo anterior. Evidentemente se le entregó, como no podía ser de otra manera. Tan agradecido estuvo que nos obsequió con una filmación de los primeros 25 años de nuestra revista que aún forma parte de nuestro patrimonio. Uno de nosotros fue el participante por la entidad del hecho mencionado.

(5) Fin de la ERA PROFESIONAL, que luego de una etapa final de transición en que se debió atender paralelamente los asuntos profesionales representativos, desembocará en la Era Académica propiamente dicha, en sus etapas "provisoria" de conformación institución académica, Académica Argentina y Académica Nacional final.

©2017 | Academia Nacional de Farmacia y Bioquímica | Junin 956 PB - C1113AAD - T/F 5287-4821 - Buenos Aires - Argentina | acad@ffyb.uba.ar
Estudio Gema